El imponente custodio de la Angelópolis

*Si la fachada del Palacio Municipal de Puebla, con su estilo arquitectónico isabelino influencias del neoclásico y del renacimiento italiano iniciado en 1887, deja atónitos a quienes la observan, su interior es todavía más espectacular

Jaime López

Puebla Pue.- Engalanando al Zócalo de Puebla con su majestuosa arquitectura, se ha convertido en un elemento infaltable de las fotografías de los turistas.

Es el Palacio Municipal, edificio que surge a la par de la fundación de la ciudad y que en su etapa más moderna fue inaugurado por el presidente de México, Porfirio Díaz, lo que lo convierte en una pieza clave de la historia local.

Su ubicación estratégica en el corazón del Centro Histórico lo convierte en un referente de la población o en un oportuno punto de reunión para realizar actividades de todo tipo.

Algunos historiadores consideran que si las paredes del Palacio Municipal pudieran hablar ya se habría publicado un libro extenso acerca de las distintas  protestas, ceremonias cívicas, gritos de Independencia, conciertos, grabaciones de películas y hasta riñas que el recinto ha atestiguado.

Desde 1531 ha fungido como sede administrativa de la capital poblana, aunque fue a finales del siglo XIX y principios del siglo XX cuando adquiere su fisonomía actual a manos del arquitecto Carlos Hall.

Si su fachada deja atónitos a quienes la observan a cualquier hora del día, su interior es todavía más espectacular debido a que combina materiales importados de Europa y elementos locales.

Quienes han tenido la oportunidad de ingresar al edificio, han manifestado su admiración por la imponente escalinata de mármoles italianos que conduce a la Sala de Cabildo, la cual se conserva en perfectas condiciones.

El inmueble ha resistido los embates de diferentes sismos, incluidos los de mayor magnitud en la historia más reciente de Puebla, lo que deja al descubierto su gran manufactura.

Especialistas también destacan las inscripciones ubicadas cerca del patio, que contienen frases memorables como la enunciada por el general Ignacio Zaragoza relativa a la batalla del 5 de Mayo: “Nuestros enemigos son los mejores soldados del mundo, pero nosotros somos los mejores hijos de México”.

De acuerdo con lo expresado por el guía de turistas, Misael Neri, el Palacio Municipal de Puebla es “único” en el país debido a su excelsa ornamentación.

Actualmente, en específicas conmemoraciones como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, el inmueble es iluminado con el color de la ocasión, lo cual realza su majestuosidad.

 

 

Compartir: