Puebla: Pelonas, antojito para toda ocasión

*En fiestas patrias y fiestas religiosas, la torta dorada es una delicia para propios y extraños

Guadalupe Juárez

Puebla, Pue.- Dos tapas de pan frito untado de frijoles negros refritos, lechuga, pollo o carne de res deshebrada bañada en crema y salsa verde o roja, así son las pelonas, un manjar poblano.

Las pelonas fueron de los primeros antojos en la entidad después de la llegada de los españoles, quienes trajeron el trigo, uno de los ingredientes claves para la preparación de alimentos en el país.

Los panaderos de la región crearon el pan cuando comenzó la combinación de culturas; un zambullido en un recipiente de aceite hirviendo, hasta que se dore para sacarlo y quitarle el exceso de grasa.

Una vez que está listo, se parte como si se tratara de una telera o un sándwich, y es rellenado de pollo deshebrado o carne de res, depende de la receta del sitio donde lo compres o del gusto de quien la compra.

Disfrutar de tu antojito poblano es sencillo, no se necesitan cubiertos para degustarlo y se puede acompañar de aguas frescas como de Jamaica, horchata o jugos de cualquier, y si así se quiere un refresco, ya sea en la calle, sentado en una banca, junto al puesto en la calle o en los parklets instalados en el centro de la ciudad.

Antes se solía preparar de diferentes ingredientes, como tinga y hasta mole, hasta que se estableció una sola receta que replican todos los puestos de antojitos del centro de la capital poblana.

Su nombre se debe a la textura y apariencia del pan, ya que aunque se fríe en aceite, este no absorbe la grasa y así es posible abrirlo con un cuchillo y rellenarlo.

Por lo regular, se suele comer en las celebraciones de fiestas patrias, por lo que es común ver a las panaderías de la zona hacer el pan por pedido, para que las familias puedan preparar en casa la receta o cuando los restaurantes las incluyen en sus cartas.

Encontrar este platillo es muy fácil, lo ofrecen varios restaurantes del Centro Histórico o en algunos puestos en la calle en el Barrio del Carmen o en El Parían, junto a otros antojitos como chalupas y esquites.

También se pueden encontrar en las fiestas religiosas, afuera de las iglesias junto a las personas que venden otros antojitos como las chalupas.

Hay sitios como Antojitos Los Portales en la 8 Oriente 420, La Poblanita en la 4 Sur 5, además de que es posible encontrarlas en cualquier puesto de antojitos de las colonias populares de la ciudad de Puebla.

El precio suele variar entre 24 y 30 pesos en los puestos de la ciudad y para cuando es poco el presupuesto, con una es suficiente para quedar satisfecho.

Compartir: