Entre risas, travesuras y sones jarochos

Por Víctor M. Toriz

Veracruz, Ver.- Las risitas se escuchan al fondo del patio, cruzando una palmera que se levanta frente a la vieja casa, desde ahí también suena una jarana, unas claves y un pandero que acompañan las vocecitas agudas que están cantando El Butaquito.

El intenso calor es apaciguado por la multitud de árboles que bordean el lugar y que tiran en el suelo las flores y hojas secas, mientras que el ruido de los autos que cruzan en las calles contiguas es casi imperceptible.

Es una tarde de cualquier viernes o miércoles, los niños son instruidos en el Centro Cultural El Casón, ubicado al margen del tradicional barrio de La Huaca, en la ciudad de Veracruz, donde por 20 años se difunde y protege la cultura popular veracruzana.

-Saca tu butaquito
Bien de mi vida
Ponlo a la sombra
Yo soy el que soñando
Tu boca nombra

Los versos pasan de boca en boca cada que la maestra nombra a alguno de sus alumnos, mientras los demás, impacientes, mueven sus piececitos, algunos con la mirada clavada en una hoja de donde van siguiendo la canción, otros la siguen desde el pizarrón.

Una tarima de madera está frente a ellos, todos saltan apenas la maestra les dice que es hora de bailarla, se forman de dos en dos y marcan los pasos con sus zapatos de baile, tenis o sandalias, en todos los casos los rostros se mantienen sonrientes.

“Leche con pan, lecha con pan (…) pa-pá, pa-pá, pa-pá (…)”, la maestra marca los pasos, antes de que suene nuevamente El Butaquito. Frente a frente los niños corean: “Leche con pan, lecha con pan (…) pa-pá, pa-pá, pa-pá (…)”, mientras ella camina entre ellos.

Suena de nuevo la jarana y quienes están sentados ahora corean:

Saca tu butaquito
Velo sacando
Que si tu tienes miedo
yo voy temblando

“Todos aman el butaquito”, se escucha una de las vocecitas entre la música de la jarana, el pandero y las claves que son acompañados por los pasos que se marcan con el zapateado de los niños.

Cruzan la tarima de un lado a otro, se toman de la cintura y dan vuelta, la mirada se concentra al frente, miran sus rostros sonrientes, como si estuvieran en una noche de fandango tuxtleco.

Saca tu butaquito
Ponlo adelante
Escucha te está cantando
Tu fiel amante

El Centro Cultural El Casón es un sitio dedicado a promover la cultura popular veracruzana a través del son jarocho y noches de fandango tuxtleco, ubicado en la avenida 1 de Mayo esquina Díaz de Aragón de la colonia Centro.

En el sitio se imparten diversos talleres de música y baile, el zapateado se ofrece de manera gratuita a los niños todos los miércoles y viernes a partir de las 5:00 de la tarde y hasta las 6:30.

Compartir: