Calcahualco sabe a café

Por Carolina Miranda

Calcahualco, Ver.-En una pequeña  comunidad en la zona de montaña se respira café. Sus campos lucen primero el color verde sus plantas para después verse colorados con el tono de la fruta.

Los pobladores viven de la producción del aromático, el cual se cosecha en los meses de diciembre, enero y febrero, para después retirarse el grano de forma artesanal.

El siguiente proceso ya se realiza en maquinaria para poder extraer el grano y ponerlo a secar.

A mil 700 metros de altura, en la zona montañosa central del estado en las estribaciones de la sierra Madre Oriental, el café de Calcahualco tiene la calidad necesaria para tener un sabor y un aroma especial, que gusta al paladar.

Calcahualco fue una población totonaca, y durante la colonización tuvo importancia debido a la ruta comercial, los franciscanos establecieron ahí, por breve tiempo, un monasterio. Posteriormente el convento se trasladó a Xalapa.

Compartir: